Excursión alrededores de la casa rural

Entretiempo
Relajante
Facil
< 60 minutos
< 10 Km
Bebé

Resumen

Después de un tiempo sin publicar, hoy he podido disfrutar de un paseo que realizo muy a menudo y que estaba todo tan bonito que quiero compartirlo con todos vosotros.

¿Quieres Saber Más?

ó

Pídenos Información »

El punto de partida es la propia casa rural. Sin necesidad de mover el coche, cosa que se agradece, empezamos a ver los colores del otoño desde nuestra propia ventana. Recorremos toda la finca hasta comenzar una pequeña subida que nos adentra en un pasillo de robles con sus colores plateados. Es un aviso de que entramos en contacto con la naturaleza dejando atrás todas nuestras preocupaciones. Hay un momento del camino que nos permite ver la grandiosidad de la Sierra de Gredos con su pico Almanzor como telón de fondo. Al llegar a una casita con una gran palmera, cogemos el camino de la izquierda dónde comienza un pinar llenito de níscalos. Podemos llevar una cestita para recoger alguno y pensar en el guiso que nos haremos al terminar nuestra ruta. A qué es una buena idea? Eso sí, siempre que cojamos alguna seta debemos cortarla con una navaja para preservar futuras recogidas. Esto es muy importante.
Durante el camino nos encontramos un bosque de castaños cuyos colores amarillos contrastan mezclándose con el verde de los pinos. También podemos coger castañas para asarlas en la chimenea de la casa. Si os dais cuenta no hemos hecho más que empezar y ya tenemos la merienda y la cena para rematar el día. Lo más impresionante está por llegar. El pinar tiene cómo final el valle de la Garganta de Minchones que nos dejara impresionados porque nos inundara de colores: robles, castaños, madroños… Toda una gama mezclándose entre sí. Después de este espectáculo cautivador, cogemos el camino de la izquierda hacia la falda de la Sierra. Durante el camino y siempre en línea con la Garganta de Michones acompañados por el sonido de sus aguas, nos encontramos con un círculo de piedras que para mí es mágico y también para varios grupos que nos han visitado. No os puedo describir nada ya que las sensaciones son de cada uno. Pero si os puedo decir  que algo se os moverá.
Este camino recorre la sierra y si tenemos ánimo llegaremos al nuevo puente de Minchones. Ya estaremos al nivel de la Garganta y para los más atrevidos aguas cristalinas dónde refrescarse.
Es muy bonito volver al atardecer, porque los colores que nos brinda el cielo en estos meses de Otoño son dignos de verlos mientras vamos pensando en llegar a la casita y encender la chimenea.
La vuelta la podemos realizar por el mismo sitio o continuar el camino hasta el puente de la carretera, pasando por la presa de Minchones que con sus aguas tranquilas hace de espejo de todo lo que la rodea.
Y poquito a poco nos vamos acercando a nuestro lugar de descanso ….. la casita rural.
Como el último tramo es un repecho, llegaremos con muchas ganas de disfrutar de una buena ducha y …… con más ganas de prepararnos unas castañas al fuego de la chimenea con todos nuestros amigos.
Espero que os haya gustado la excursión tanto como a mí el hacerla.
Nos vemos en la próxima.